El impulso de las microfinanzas desde las Escuelas de Negocios

Lunes, 6 Junio, 2011
Revista Leadership

¿Qué son las microfinanzas?

El término “microfinanzas” encuentra denominadores comunes de pensamiento a la hora de ensayar una definición. En efecto, Ledgenwood (1999) afirma que “se refiere a  la presencia de servicios financieros a clientes de bajos ingresos, incluyendo a los autoempleados”. Por su parte Bundell (1997) sostiene que “el microcrédito se asocia al acceso de personas carenciadas a pequeños préstamos mediante esquemas especialmente diseñados para atender las necesidades y circunstancias particulares de ellos”. Otro autor, Rahman (2000), opina que las microfinanzas constituyen un conjunto de “mecanismos innovadores para la provisión de crédito y de facilidades de ahorro destinados a aquella porción de la población tradicionalmente excluida del sector financiero formal”.
Más allá de las sutiles diferencias de las distintas acepciones, el concepto de las microfinanzas se enmarca en un sistema de crédito no tradicional para un público alejado de las unidades económicas habitualmente demandantes de recursos financieros. Precisamente de allí surge también la denominación de microcréditos para referirse a esta herramienta que en su concepción busca contribuir a aliviar la pobreza y fomentar el espíritu emprendedor, reduciendo la vulnerabilidad económica y la informalidad laboral de los sectores más desprotegidos de la sociedad a través del financiamiento para pasar de la idea al negocio.
Sin embargo, las microfinanzas no han formado parte, especialmente en la Argentina, del conjunto de políticas públicas aplicadas para propender al desarrollo de una sociedad equitativa. De manera más frecuente, los gobiernos han apelado a las clásicas recetas asistencialistas, tal vez presos de la ansiedad de provocar un impacto inmediato en la sociedad, sin reparar en la escasa sostenibilidad de este tipo de estrategias.

La misión de las escuelas de negocios

Desde la mirada clásica de las escuelas de negocios, cabría preguntarse si fomentar las microfinanzas a través de la implementación de programas de formación o asistencia puede considerarse una acción inherente a su misión. La generalidad de los casos indicaría que la oferta académica de este tipo de instituciones académicas apunta como destinatario final a organizaciones y público diferentes. Este razonamiento sería compartido sin mayores críticas si sólo se concibiera un alcance restringido de las microfinanzas, marginándolas a sólo un paliativo circunstancial para los sectores más desfavorecidos de la sociedad, soslayando que este instrumento puede constituirse en el origen de un proyecto innovador y generador de empleo.
La puesta en marcha del Programa de Fortalecimiento de Microfinanzas (PRODEMI), en el ámbito del ICDA de la Universidad Católica de Córdoba, constituye una auspiciosa experiencia que facilita fundamentos para la incursión en esta temática por parte de las escuelas de negocios sin necesidad de subvertir sus principios fundacionales ni sus objetivos estratégicos. La justificación de esta afirmación se asienta no solamente en la transferencia de conocimientos hacia sectores con escasas posibilidades de adquirirlos y el fuerte impulso hacia la materialización de ideas innovadoras, sino también en el involucramiento de estudiantes de carreras de posgrado en esferas diferentes a su habitual ámbito de desempeño profesional, en lo que implica el aporte más novedoso del proyecto.

La articulación académica: del MBA al microemprendedor

El programa aspira, como principal objetivo, a fortalecer el sistema de microcréditos mediante la formación de emprendedores, la intermediación con las instituciones de microfinanzas y el seguimiento y “contención” de los proyectos en marcha. A los fines de su implementación se desglosa en objetivos específicos y pedagógicos. Entre los primeros se enuncian los siguientes:

  1. Generar espacios de encuentro, análisis crítico, intercambio de experiencias e información sobre la problemática de las microempresas-microfinanzas.
  2. Asistir técnicamente a microempresarios en las diferentes fases que involucra tanto la solicitud de créditos y/o apoyos económicos, como el proceso de ejecución del emprendimiento (desarrollo, implementación y sostenibilidad del mismo) a través de la conformación de una unidad de apoyo específico.
  3. Crear un cuerpo de formadores en la temática de las microfinanzas involucrando a docentes y alumnos.
  4. Concebir un ámbito sistemático de investigación vinculado a la implantación de políticas alternativas al asistencialismo como instrumentos de lucha contra la exclusión social.

De modo complementario, los objetivos pedagógicos del programa responden a las siguientes premisas:

  1. Integrar los contenidos y herramientas relevantes de las diversas asignaturas de la maestría en dirección de empresas (MBA) que incidan en el diseño y ejecución de proyectos que llevan adelante las organizaciones de la sociedad.
  2. Promover la participación crítica del alumno en los procesos sociales, incrementando su comprensión de la problemática del desarrollo en general y de las organizaciones sociales, en particular.
  3. Desarrollar aptitudes y competencias prácticas en los estudiantes, que les permita evaluar y emitir juicios de valor en relación a los resultados e impactos derivados de la intervención de los proyectos ejecutados.

De esta forma la articulación académica opera sobre el alumnado de manera dual: como suplemento a su formación curricular y como incentivo a su iniciativa innovadora y creativa.

Logros y perspectivas

Cursos de formación para microemprendedores y asesores de crédito, asistencia técnica a proyectos, convenios de colaboración con instituciones de microfinanzas –entre ellos la Red Argentina de Microcréditos-, seminarios focalizados y actividades tutoriales constituyen algunas de las acciones ya cristalizadas por parte del programa, a lo que se suman futuras líneas de acción que incluyen acuerdos con organismos multilaterales de crédito, nuevos procesos de capacitación y asistencia técnica y la incorporación de las microfinanzas en los contenidos curriculares de posgrados.

Al finalizar el programa de formación para Microemprendedores se practicó un relevamiento a los participantes, siendo los resultados obtenidos ampliamente satisfactorios, considerando lo impartido de gran utilidad. Se detectó, además, una fuerte demanda de continuar con programa de diferentes temáticas acorde a sus actividades.

Las microfinanzas ya han adquirido el estatus de elemento distintivo en el ICDA, generando a su alrededor un polo de participación activa de distintos actores sociales, en el que se debaten ideas y se brinda formación a potenciales dirigentes de organizaciones, conjugando la misión tradicional de toda escuela de negocios con el transformador concepto de compromiso social.

Autor: Daniel Scandizzo, Director del (ICDA). Universidad Católica de Córdoba
e-mail: scandizzo@icda.uccor.edu.ar