¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO DECIMOS: GLOBALIZACIÓN?

Domingo, 16 Octubre, 2011
RCC, San Cristóbal Tachira , Venezuela
 

Entrevista a la Lic. Ana Carolina Díaz en Radio San Cristóbal, Venezuela

http://sancristobal.olx.com.ve

 

Extracto de los principales aspectos desarrollados

¿De qué hablamos cuando decimos: Globalización?

Con esta palabra podemos decir muchas cosas.

Con el FMI (Fondo Monetario Internacional) podemos referirnos a la creciente dependencia económica mutua entre los países del mundo debido al también creciente volumen y variedad de transacciones transfronterizas de bienes y servicios, así como por los flujos internacionales de capitales, y por la aceleración de la difusión de la tecnología en más lugares del planeta.

La Comisión Europea a su vez nos dirá que es el proceso mediante el cual los mercados y la producción de diferentes países están volviéndose cada vez más interdependientes debido a la dinámica del intercambio de bienes y servicios y a los flujos de capital y tecnología. Y algo importante, no se trata de un fenómeno nuevo, sino de la continuación de desarrollos que habían estado funcionando durante un tiempo considerable.

 

Incluso CEPAL (Comsión Económica para América Latina de NU) tiene su propio concepto de globalización, pues la define como la creciente gravitación de los procesos económicos, sociales y culturales de carácter mundial en los ámbitos nacional y regional.

 

La globalización es entonces un proceso económico, tecnológico, social y cultural a gran escala, que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo unificando sus mercados, sociedades y culturas, a través de una serie de transformaciones sociales, económicas y políticas que les dan un carácter global.

La globalización define a la realidad no sólo como una época de cambios sino más bien como un cambio de época, no porque este fenómeno sea nuevo en si mismo, ya en otros tiempos fenicios, griegos y romanos globalizaron a su modo el mundo antiguo. Lo nuevo de la globalización, desde mediados del siglo pasado, y hacia adelante, son sus MANIFESTACIONES. Esas manifestaciones no llegan a todos y cada uno de los individuos y organizaciones, sino hablaríamos de: mundialización y no de globalización; ni tampoco se trata de fenómenos puramente estatales, sino diríamos: internacionalización. La globalización supone: multiplicidad de actores, diversidad de escenarios, interinfluencias mutuas y, sobre todo, cambios.

Y esos cambios se reflejan a todo nivel, en lo referido a la economía y las finanzas, la política, la sociedad y la cultura. Nos encontramos frente a un mundo convulsionado, donde la economía de mercado parece ser el denominador común pero a un costo muy alto para muchos. Pensemos en la “hipertrofia financiera” de la que nos habla Berstein, en las sucesivas crisis en la que el mundo del capital especulativo nos hace caer cada vez con mayor frecuencia y peores consecuencias –incluso para los países con mayor desarrollo-, recordemos el crecimiento de la economía ilegal e informal a gran escala, y la precarización en el mercado laboral que pone en riesgo no sólo a los trabajadores “genéricos” -como los llama Castells- sino también a los “autoprogramables”, otrora el futuro de la nueva sociedad del conocimiento (las long lerning societies).