"Me siento gratificado cuando veo que un proyecto funciona"

Lunes, 13 Febrero, 2012
La Voz del Interior- Ciudadanos

 

Martín Peppino (32) hace tres años es voluntario de la Fundación Impulsar, una organización privada sin fines de lucro que se ocupa de brindar capacitación a emprendedores. Martín es ingeniero en sistemas y realiza mentorías para jóvenes que necesitan herramientas para desarrollar sus proyectos.

“Me enteré de la fundación por Alejandro O’ Donnell, un compañero de la Magistratura en Administración de Negocios en la Universidad Católica de Córdoba”, relata. Uno de sus profesores, Ramiro Cornejo, trabajaba en Impulsar y un par de compañeros suyos se estaban iniciando como mentores.

“Me contaron de qué se trataba mientras tomábamos un café en un recreo”, cuenta. En ese momento estaba Celeste Gómez como coordinadora y fue quien terminó convenciéndolo de comenzar como mentor.

“Sentía que tenía que de­volverle a la sociedad la posi­bilidad de permitirme estudiar en la Universidad”, confiesa agradecido.

El encuentro entre un ingeniero en sistemas y un músico fue una experiencia interesante para Martín. “No teníamos los mismos códigos y creo que no los tendremos nunca. Tenemos formas y tiempos distintos pero eso no es lo más importante. Marcos logró sumar empleados a su proyecto, su negocio se 
diversificó, empezó a tener otros profesores y sumó más cantidad de alumnos”, cuenta entusiasmado.

El rol de mentor es un desafío porque hay que orientar, impulsar, motivar y ayudar a los emprendedores a que sus empresas funcionen. La relación entre un mentor y un emprendedor es algo que se construye. “Si funciona bárbaro y si la cosa no fluye se le busca otro mentor”, explica.

Lucas Chamorro, es fotógrafo profesional y fue su segundo emprendedor. “Siempre me sorprendió la fuerza tremenda y el vértigo que él tiene. Hasta en un momento se confundieron los roles y él me propuso ser emprendedor. Tengo que reconocer que me falta más coraje para lanzarme a lo nuevo”, confiesa el ingeniero.

Martín trabaja en una oficina de administración de proyectos en una empresa del rubro informático. Vive con su pareja Nadia (32) y su hijo Matías de dos años en Altos de La Calera. Y se está preparando para ser papá por segunda vez.

“Soy consciente de que el tiempo que estoy trabajando 
se lo quito a mi familia. Pero mi esposa me apoya, ella es muy compañera y me banca mucho”, dice orgulloso.

Martín trabaja como empleado en relación de dependencia y agrega que no sabe si alguna vez se convertirá en emprendedor. “Tengo un sueldo estable que llega todo los meses aunque me enferme un día y no pueda ir a trabajar. Con este voluntariado aprendí a valorar más el trabajo que antes”, señala.

También considera que el mercado laboral no prepara a las personas para ser emprendedores. No obstante en su rubro existen cada vez más ingenieros en sistemas que se animan a desarrollar sus emprendimientos propios. “Hay anécdotas muy duras de personas que se lanzaron en sus emprendimientos y perdieron su casa, pero después a algunos les fue bien y se terminaron comprando dos casas nuevas”, agrega Martín convencido.

Entre las principales funciones que debe desarrollar un mentor está la de apoyar la creación de un negocio motivando al que se inicia, transferir su experiencia personal y asesorar a los jóvenes que comienzan en un proyecto. También ayudar a planear el desarrollo del negocio, contribuir a enfrentar las crisis y brindar un asesoramiento amistoso y objetivo.

Ayuda a jóvenes emprendedores

¿Qué es? Intenta promover un modelo de organización en apoyo a la creación y desarrollo de empresas por parte de jóvenes con desventajas socioeconómicas, mediante el programa de mentorías. La Fundación impulsar participó de mil emprendimientos en Salta, Tartagal, Mendoza, Córdoba, Tucumán, Buenos Aires y Misiones. Actualmente en Córdoba tienen 14 mentores activos y 10 consejeros activos.

Objetivo. Apoyar a jóvenes de entre 18 y 35 años sin recursos económicos y con escasa experiencia, a poner en marcha su propio proyecto productivo o de servicios y convertirse en económicamente autosuficientes. Luego de una selección basada en la factibilidad del proyecto, guían a los jóvenes en su plan de negocios y brindan ayuda económica para iniciarlo.

El mentor lo orienta durante el primer año de gestión del micro emprendimiento. A lo largo de los primeros dos años y medio el joven deberá devolver el préstamo que recibió sin garantías ni intereses.

Lo que necesitan. Aportes y donaciones de particulares y empresas. Más información comunicarse con el 0351-4600642 de lunes a viernes de 9 a 18 o al e-mail fernanda.apaolaza@fundacionimpulsar.org.ar

http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/me-siento-gratificado-cuando-veo-que-...