¿Empresas y organizaciones que duran nomás?

Por Maria Eugenia Gimeno, Coordinadora de ProÉtica.

El rol de las empresas

Muchas son las críticas sobre el rol que juegan las empresas y las organizaciones en el tejido cultural, dentro de un contexto socioeconómico en el cual, crean e interactúan con las realidades de su entorno.

Por ello, múltiples son las herramientas para mejorar el impacto de sus acciones dentro de la sociedad, una nueva tendencia sobre dar respuesta de los impactos y de asumir responsabilidades. Es así como surgen guías, estándares, reportes y formatos de gestión que apoyan a que cada gerente o dirección evalué de forma integral los impactos del negocio y su consecuencia en el entorno.

En este sentido, todavía las sociedades reclaman cambios en las gestiones privadas que les gustaría ver, cambios que deberían abandonar el papel y formar parte de la realidad, cambios que deberían pasar a ser modos de hacer, cambios culturables.

Si culturables

Las empresas absorben cual esponja la cultura de su gente, principalmente de sus directivos. Si ellos comunican, la empresa comunica, si ellos trabajan con alegría, la empresa tiene buen clima, si son asertivos, los talentos hacen cola para trabajar con ellos.

Por lo tanto, los cambios de los cuales hablamos en este articulo, son lo que generan hábito y que con el pasar de los años generan cultura dentro de la empresa y fuera de la misma. Formas de hacer las cosas.

Resulta que esta descripción parece ser excepcional cuando hablamos de grandes empresas. No nos sorprende ver que las PyMes son las que muchas veces pueden gestionar desde la cultura de sus directivos, por la cercanía con el empleado, por el esfuerzo de crecer. La dirección de las PyMes está generalmente llena de valores, porque usualmente son los pioneros del negocio y tienen su corazón puesto allí, además de su cabeza. Por ello, se da de manera más frecuente, encontrarnos con culturas marcadas, con formas de hacer las cosas.

Lo que falta

Igualmente hay un paradigma que debemos introducir para generar aquel cambio culturable. Las empresas no son exitosas si duran en el tiempo más que las otras, lo son si viven dentro de la comunidad. Es como las personas, las que duran solo cuentan las horas... las empresas que duran cuentan los directorios que han pasado en el tiempo. Las que viven, en cambio, pueden interactuar con todos los públicos que las rodean en su contexto y desde esa interacción gestionar realidades sustentables.

La gestión responsable, es una herramienta que permitirá a empresas y organizaciones mucho más que durar en el tiempo. La interacción entre los actores y el manejo sinérgico de sus partes brindará vida a la organización que se prolongará en el tiempo mucho más que solo un durar.