Los riesgos de las Empresas Familiares

Según un informe de Deloitte México publicado en 2013, por su particularidad, las empresas familiares afrontan riesgos críticos principalmente en las siguientes áreas: Gobierno familiar, gestión empresarrial, administración del patrimonio, propiedad, y suceción de la empresa.

Riesgos del gobierno familiar

Para Joan Amat, socio de la firma de consultoría en management SMC y profesor en IE Business School, el 40% de las empresas familiares se extinguen como consecuencia de una crisis interna entre sus miembros. Para Amat, considerado un gurú en la materia, aunque una firma sea muy rentable, tiende a desaparecer si hay tensiones entre los familiares que las conforman.

Riesgos de la gestión empresarial

Son las dificultades que surgen o pueden surgir por la falta de profesionalización en la dirección de la organización, vinculadas a un pobre diseño de su estructura directiva, lo mismo que a la impericia para diseñar estrategias viables para alcanzar la visión y los objetivos de la firma, o para implementar sistemas y entornos adecuados para la eficiencia operativa.

Riesgos de la administración del patrimonio

Según el informe de Deloitte, estos riesgos están representados principalmente por "desacuerdos sobre la dirección del negocio, cambios importantes en el ambiente legal, y conflictos familiares por crisis económicas de alguno o varios miembros". La imprevisión de los mismos y la incapacidad para afrontarlos en la forma debida, puede desestabilizar la empresa y "llevar al fracaso a la organización por una inadecuada toma de decisiones".

Riesgos de la propiedad

¿Qué pertenece a quién?... Es una de esas preguntas que debe hacer y responderse expresamente toda empresa familiar, por más confianza y entendimiento que exista entre sus integrantes. La no definición de la cuota o composición accionaria de cada miembro puede desencadenar problemas a la hora de tomar decisiones y, por supuesto, de asignar utilidades.

"En muchas ocasiones se ha identificado que las empresas familiares desconocen totalmente o conocen de forma parcial la composición y administración de su patrimonio, así como la manera de ejercer sus derechos y participación dentro de las organizaciones mismas, lo que ha derivado en grandes conflictos al interior", señala el informe en cuestión.

Riesgos de la sucesión

¿Cuán preparada está una empresa familiar para reemplazar al socio o directivo que por fallecimiento, enfermedad o simple decisión personal se aparta de manera imprevista de la organización? Cuando la respuesta es negativa, por supuesto, el riesgo es latente. Para afrontarlo la empresa familiar debe establecer reglas claras que definan el perfil de los cargos claves, así como un plan de sucesión en la estructura de liderazgo de la organización.

Siendo así, identificar, reconocer, adaptar, formalizar y profesionalizar, son sin duda las etapas que debe seguir la empresa familiar que aspire a sobrellevar los riesgos que conlleva hacer negocios con quienes más se quiere.

§

Conscientes de estas dificultades, el ICDA ha diseñado el Programa Focalizado Profesionalizando las Empresas Familiares, cuyo contenido está orientado a gestionar desde una visión interdisciplinaria los riesgos que este tipo de organizaciones afrontan. ¿Te interesa? Solicitá más información.